Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

logo

 

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 4:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

Devocional diario

UNA ESPERA HUMILDE

Marzo 1

‘He aquí, como los ojos de los siervos miran a la mano de sus señores, Y como los ojos de la sierva a la mano de su señora, Así nuestros ojos miran a Jehová nuestro Dios, Hasta que tenga misericordia de nosotros’.
Salmo 123:2

 

 

Cuando la obra de la regeneración por el Espíritu Santo se hace en un individuo, aparecerá una terrible lucha a muerte con el pecado, con todo pecado y con los pecados, entre ellos el orgullo. Una de las verdades más difíciles de aceptar por la locura de nuestra alma, es que delante de Dios no gozamos de derechos que reclamar sino de misericordias que recibir.

Continuar leyendo - UNA ESPERA HUMILDE

YA QUE LLEGUÉ AL PALACIO ¿POR QUÉ NO VER AL REY?

Febrero 28

‘Tus ojos verán al Rey en su hermosura; verán la tierra que está lejos’.
Isaías 33:17ª

 

 

En todo lo que llega a incorporar la obra de Cristo en la vida de los hijos de Dios, debemos distinguir dos aspectos para nuestra utilidad. El primero de ellos es ser recibidos a la comunión con Dios (1 Cor.1:9), que viene a ser sinónimo de regeneración y la conversión primera. Cuando un alma es trasladada de las tinieblas a la luz (1 de Pd.2:9), cuando pasa de muerte a vida (1 Jn.3:14a), se puede afirmar sin ninguna duda, que este individuo ha entrado en el ámbito de una relación amigable, amorosa y pacifica con el Señor, lo que se llama en la Biblia comunión.

Continuar leyendo - YA QUE LLEGUÉ AL PALACIO ¿POR QUÉ NO VER AL REY?

UNA “MENTIRILLA” MUY COSTOSA

Febrero 27

‘‘Y respondió David al sacerdote Ahimelec: El rey me encomendó un asunto, y me dijo: Nadie sepa cosa alguna del asunto a que te envío, y lo que te he encomendado; y yo les señalé a los criados un cierto lugar’.
1 Samuel 21:2

 

 

Difícilmente alguno pudiese exagerar la malignidad del pecado. Son muchas  y diversas las razones del porque el pecado es tan miserable. Otra de estas razones es que el pecado desata otros pecados más a su alrededor, muchas veces más grandes que el mismo pecado inicial.

Continuar leyendo - UNA “MENTIRILLA” MUY COSTOSA