Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

logo

 

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

No result...

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

EL ROL DE LA IGLESIA EN EL MUNDO

Mayo 12

‘Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable’.
1 Pedro 2:9

 

 

Cuando en la actualidad vemos iglesias dedicadas a sinnúmero de asuntos y apoyando sinnúmero de causas, bien haríamos en aclarar cuál es el papel de la iglesia en este mundo. La iglesia  es el órgano mediante el  cual él  Señor Jesucristo se expresa o  da a conocer, y dispensa su gracia salvadora al mundo. La Escritura indica cómo es que la iglesia cumple esta función. La iglesia, expone al mundo las virtudes  del Dios que la salvó, de dos maneras  conjuntas  e inseparables.

Anunciando. La proclamación conlleva la idea de exhibir aquello que se está anunciando, en este caso se trata de proclamar los hechos asombrosos de excelentísima bondad. Es en la iglesia en su conjunto y a través de ella que el mundo puede ver, oír y recibir, de manera especial la bondad, el amor, y  la misericordia, de Dios en Cristo, para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales (Ef. 3:10). Esto no se cumple meramente con la voz, sino también con el vivir.


Iluminando. Mateo 5:13,14 nos deja con una idea clara, que la iglesia es ‘luz’ y ‘sal’ del mundo. La luz trae claridad donde hay tinieblas, la sal preserva y sazona. Es mediante la iglesia  que Dios ilumina espiritualmente al mundo, lo preserva y le da sentido. Esto se realiza mediante  la participación mutua de los muchos y diferentes dones que él imparte a sus miembros. Pedro escribió: ‘Cada uno según el don que ha recibido,  minístrelo a los otros,  como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla,  hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén’ (1Pe 4:10-11).


La Iglesia es la comunidad de los que creen en Jesucristo y proclaman su soberanía sobre la totalidad de la vida. Como tal está llamada a ser la manifestación concreta, aunque parcial, del reino de Dios en la historia, tanto en su vida comunitaria como por medio de la acción de los cristianos en las diversas esferas del pensamiento y de la actuación práctica. La Biblia testifica que la forma como vivían los creyentes al principio, impactó a la gente que los rodeaba (Hch.2:42, 43, 46,47).


La multiforme gracia de Dios ha dado a los creyentes dones particulares (1 Pd.4:11b). Estos dones no son únicamente para el beneficio propio, sino también para beneficio de los demás creyentes, con el fin de que Dios sea glorificado en todo. Según los textos citados, la función  de los creyentes es ser luz y sal de Dios para el mundo,  exponiendo la gracia con la que fueron salvos. Noten en los mismos versículos que la función  y el objetivo de la misma, está estrictamente asociada con el hecho que la iglesia es un cuerpo, un organismo. Las palabras clave son, ‘vosotros sois’, en conjunto.  Las virtudes de la gracia del Señor están en cada individuo creyente, pero se reflejan más claramente por el vínculo vital que hay entre los creyentes, y la ministración mutua de lo que reciben de su Señor. Es por eso que cuando la iglesia falla en su función, también falla en su objetivo, y al fallar en esto el nombre del Señor es deshonrado (1Cor.1:10, Jn.17:22-24).

 

Lectura Bíblica

 

1 Corintios 1, 2
Salmo 130 y 131