Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

logo

 

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

No result...

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

SI EMPIEZAS POR LA FE NO PUEDES TERMINAR ASÍ

Febrero 10

‘¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda! En los caballos buscan apoyo, y confían en los carros porque son muchos, y en los jinetes porque son muy fuertes,  pero no miran al Santo de Israel, ni buscan al Señor’.
Isaías 31:1

 

 

En efecto  es muchísimo más fácil hablar de fe que expresarla en actos concretos, recomendarla que ejercitarla, hacer ver su valor que incorporarla en la vida diaria. Después de haber sido recibidos en la misericordia salvadora por la obra de Cristo, por gracia, mediante la fe, esta virtud se debe convertir en el inseparable acompañante de la vida del cristiano.

La fe no solo es el don de Dios por el que nos acogimos a Cristo y su plan redentor una vez, sino el don con el que continuamos viviendo nuestra vida cristiana. Recuerde que por fe andamos, no por vista (2 Corintios 5:7).
Nunca es bueno pensar en la fe como un don de Dios solo en la obra de conversión, concluir que ella nos aparejó para la justificación y la adopción, pero que de allí en adelante, todas las cosas que afrontamos como cristianos, debemos abordarlas con otros recursos, tal vez con los recursos de nuestra experiencia cristiana, nuestro carácter, nuestro conocimiento. De hecho, esta manera de vivir puede acercarnos paso a paso a luego poner nuestra confianza allí y de allí a otros recursos más.


Dios ha querido perfeccionar al creyente a través de muchas circunstancias, por ello somos probados de una u otra manera. La idea es que en cada una de ellas saquemos el provecho espiritual debido, es decir, que logremos atesorar a Cristo en cada una de las cosas y edifiquemos nuestra alma y la asemejemos a Cristo,  a esto se le llama provecho espiritual. Sin embargo, muchos creyentes que empezaron por la fe, terminan en la carne en este punto. Muchas de las demandas diarias son sorteadas a la luz de sus propias capacidades, de sus propios recursos.


Ellos confiaron su salvación eterna en Cristo por la fe, pero su vida temporal no la pueden confiar en las mismas manos. Por allí se ve a uno recurriendo a la sabiduría popular para resolver un asunto, por ahí se ve a otro recurriendo a la psicología, a las filosofías humanistas para tratar con sus problemas del alma. Unos a otros se recomiendan los tratamientos de su propio carácter o personalidad para hacerle frente a las pruebas. Mucho de lo que ofrece el mundo es, en apariencia, más fuerte, más representativo, y nos proporciona cierta seguridad.


El hijo de Dios nunca debe olvidar que no solo su salvación, sino su vida completa, la confió en el Santo de Israel. Eso significa que una fe sencilla ante el Señor, una humilde aceptación de su voluntad, darle crédito a su Palabra, sus métodos y fines, es lo que corresponde a su profesión cristiana y no la contradicción de acudir a Egipto, sus caballos y jinetes, solo por que parecen más fuertes.


Recordemos que: ‘los Egipcios son hombres y no Dios’ (Is.31:3ª), lo que significa, que fuera del Señor, todo es creado finito y proclive a fallar. Pero nunca será avergonzado el que confía en Él. Medita en este asunto hoy querido hijo de Dios, si has fiado de todo corazón la salvación eterna de tu alma a Cristo. ¿Por qué no fiar en Él las cosas mucho más pequeñas de nuestra vida? ¿Porque si confiaste en lo más, no confiaras en lo menos? Que Dios nos permita vivir la vida que ahora vivimos en la carne solo en la fe del Hijo de Dios (Gálatas 2:20).

 

Lectura Bíblica

 

Éxodo 39, 40
Salmo 41