Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

logo

 

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 4:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

LA VERACIDAD DE DIOS

Agosto 5

‘Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?’.
Números 23:19

 

La verdad está en crisis en nuestro mundo, ya no se valora la verdad y por el contrario, el mundo ha ideado miles de formas de mentir que hoy son alabadas o vistas como lo más normal. Vivimos con una sensación de escepticismo en lo que se nos declara que es verdadero. En medio de un mundo así, hallamos un solaz para nuestra pobre y desconfiada alma:

Dios es veraz. Cuando hablamos que Dios es veraz, estamos diciendo que Él es Verdad en el sentido absoluto de la palabra. Dios es el Único Dios verdadero quien ve todas las cosas como en realidad son, su Ser y palabras son la fuente de toda verdad, Él es la norma de toda verdad y es digno de toda nuestra confianza. Esta definición nos habla de la relación que tiene Dios con la verdad: La verdad de Dios hacia adentro de su ser, la verdad de Dios hacia afuera de Él, la verdad de Dios frente a lo creado.


Dios es el Único Dios verdadero por lo que desestima como  mentira la existencia de otros dioses (Sal. 96:5; 97:7; 115:4-8; Is. 44:6 – 10). Hay una identificación de Dios tan íntima con la verdad que se le llama Verdad (Dt.32:4; Jn.14:6; 1 Jn.5:20). Mentir es una de las cosas que Dios no puede hacer ya que Él no solo dice la verdad, es la verdad (Tito 1:2; Hb.6:18). Pero la veracidad en Dios es mucho más profunda, pues quiere decir que Él ve todas las cosas como en realidad son. Un Dios que no está limitado a nada debe conocerlo todo verdaderamente (Job 38 y 39; Gn.18:9-15). Si Dios es la Verdad, sus palabras no son puntos de vista sino la realidad de las cosas (Rom.3:4). Si pensamos lo mismo que Dios piensa en cuanto a algo en el universo, estamos pensando lo que es cierto al respecto. La conformidad al pensamiento de Dios es lo que podríamos llamar verdad.


No solo podemos afirmar que Dios y sus palabras son la fuente de toda verdad sino que Dios mismo es la norma de toda verdad. Ya que no hay más verdad que Dios y sus palabras, no hay ley más alta que Él y sus palabras (Sal.119:86a; Mt.5:18; 24:35; Jn.1:14) y por ellos el hombre al final de sus días o del tiempo, va a ser juzgado por las palabras de Dios (Sal.96:13; Jn.12:48).
Ya que Dios es veraz, Él es digno de toda nuestra confianza, Dios es confiable y fiel en sus palabras (Nm. 23:19; 2 Sam. 7:28). Con respecto a sus promesas Dios siempre hace lo que promete hacer, y podemos confiar absolutamente que nunca será  infiel a sus promesas. Esto es cierto en cuanto a sus promesas de bendición como a sus promesas de juicio. Es tan cierto que salvará a todos los que vienen a Cristo, como que condenará a los que no vinieron en fe y arrepentimiento a Él. Podemos decir que la verdadera fe es darle todo crédito a la palabra a Dios y confiar en que hará lo que ha prometido.


La veracidad de Dios es una perfección comunicable lo que quiere decir que nosotros podemos en parte imitar a Dios en su veracidad, además que Él mismo lo demanda. La Biblia nos enseña que mentir es malo no sólo debido al gran daño que produce, sino también porque cuando mentimos deshonramos a Dios y rebajamos su gloria ya que estamos actuando de una manera que es contraria a Su carácter. La verdad todavía existe porque Dios existe y eso es suficiente garantía que nadie podrá burlar la verdad sin vérselas directamente con Él.

 

Lectura Bíblica

 

Nehemías 1, 2, 3, 4
Salmo 30