Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

logo

 

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 4:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

¡QUÉ MEMORIA!

Abril 19

‘No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea’.
Lucas 24:6

 

 

Aún era oscuro cuando el grupo de mujeres piadosas que habían acompañado con su servicio el ministerio del Salvador, preparó todas las cosas para ir y embalsamar el cuerpo del Señor Jesús. El ambiente no podría ser más triste. Resignadas van a terminar su labor, pero encuentran algo extraño en la tumba del Señor.

Los ángeles les cuestionan el por qué buscan a un vivo entre los muertos. Palabras que ellas no entendieron al momento. Es allí, en medio de las tinieblas, del dolor y la tristeza de una situación difícil, que esta exhortación cayó como lluvia en tierra seca.


Los ángeles animan a las mujeres a que recuerden los dichos del Señor, a que traigan a la memoria las palabras de Cristo antes que todo esto pasara. Los ángeles les exhortan a que recuerden que muchas veces Cristo había hablado de su muerte y de su posterior resurrección. Pero la expectativa que sus seguidores tenían del trono de David era tan alta que no les dejó ver la cruz ni la gloria que vendría tras ella. Los ángeles exhortan a las mujeres a acordarse de las palabras de Cristo y a no nublar este recuerdo con el dolor que experimentaban.


La prueba, la tentación, los sucesos dramáticos de la vida, suelen llenar la mente del que sufre relegando las palabras de Cristo en su pensamiento. Somos seres frágiles y solemos olvidar con rapidez todas las cosas espirituales cuando hay un suceso que nos altera y es necesario que se nos exhorte de esa misma forma. Olvidamos a Dios, sus perfecciones, las bondades pasadas, las promesas futuras, todo, todo lo olvidamos. En medio de esto bien podríamos escuchar la exhortación a acordarnos de su Palabra. No hay un sustituto para ese medio de gracia destinado para la fortaleza espiritual del creyente. Alguien podría sumirse en la depresión o ahogarse en sus problemas y el Señor le indica: “acuérdense de mis palabras”.


En la Escritura se nos llama muchas veces a acordarnos de la Palabra de Dios, por ejemplo para adorar mejor a Dios (Sal.105:5), para tener vergüenza del pecado (Is.46:8); para obedecerle con integridad (Mal.4:4); para prepararnos para la persecución (Jn.15:20); para gloriarnos en nuestra salvación (Ef.2:11) y seguramente en muchos más asuntos. El salmista en el Salmo 103, exhortó a su alma a bendecir al Señor sin olvidar ninguno de sus beneficios, producto de ello, tenemos uno de los salmos más impactantes y que más estimulan nuestra vida de piedad.


¿Estás pasando por un momento de oscuridad? No importa cuál sea su situación particular de fe, cual sea el problema que le pueda estar nublando el pensamiento o cuál sea la tentación que le hace perder de vista al Señor y su Palabra. Pruebas, tentaciones y diversas providencias nos son comunes a todos y es necesario acordarnos de lo que nos ha hablado Cristo por su Palabra, para que nuestro vigor cristiano y la sabiduría de Dios brillen en cada providencia. Es necesario volvernos a su Palabra y meditar en ella para traer certeza, fe, esperanza en cualquier providencia. Torpeza en la conducta evidencia un pensamiento nublado y olvidadizo de la Palabra de Dios. El mundo y sus afanes embotan tanto nuestra mente, que vale la pena detenernos y escuchar la exhortación: ‘Acordaos de lo que os habló’.

 

Lectura Bíblica

 

Hechos 25, 26
Salmo 108