Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

logo

 

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 4:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

LA JOYA INVALUABLE DEL EVANGELIO

Abril 18

‘Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre’.
1 Juan 2:12

 

 

De manera tierna el apóstol Juan dice: ‘Os escribo a vosotros, hijitos’. Él se dirige a la iglesia, se dirige a sus hijos espirituales. Como su pastor él les cuida, les enseña, les alimenta, les anima, les disciplina, cura sus heridas, es su padre espiritual y con todo cariño se dirige a  ellos. Y esta vez ¿Qué era lo que les quería recordar?

Pues nos encontramos delante de una de las verdades más poderosas de todas las Escrituras que hayan su representación en todas ellas y corren como un río regando cada evento y cada vida de los hijos de Dios siempre: el perdón de los pecados.


Tenemos aquí la base de la vida cristiana, el fundamento, el evangelio, la buena noticia, el hecho de que nuestros pecados han sido perdonados en la Persona de Cristo, la realidad de que nuestros pecados han sido perdonados como hijos de Dios. Estas palabras fueron dirigidas por un pastor a una iglesia que posiblemente podría estar dudando de si estaba en la fe o no. La cura eficaz: que recuerden el evangelio, que sus pecados ya habían sido perdonados.


Esta es la gran bendición del creyente y es la gran bendición que le impulsa a seguir viviendo en la santidad que Dios quiere. Dicho de otra manera, para Juan el creyente no es alguien que busca el perdón en el sentido legal de la palabra, el creyente no es alguien que espera ser perdonado, el creyente no es alguien que no está seguro de que ha sido perdonado, el creyente es alguien que ha sido perdonado por la obra de Justificación hecha en él recibida por la sola fe.


Debe ser claro que el creyente cuando peca debe pedir perdón al Señor pero en este pasaje se está hablando del fundamento del evangelio, del hecho de que todo creyente ha sido perdonado como sinónimo de justificado o recibido por Dios gracias a que se le ha aplicado la obra de Cristo a su favor. Así se puede afirmar que Cristo le ha salvado de sus pecados. De eso es de lo que se está hablando, el creyente ha sido perdonado ya y por supuesto eso es lo que recibimos cuando por la gracia de Dios creemos en Él. Esto fue lo que predicaron los apóstoles. Esa es una de las bendiciones por las que el apóstol Pablo adora a Dios: ‘En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados  según las riquezas de su gracia’ (Ef.1:7). 

 
El apóstol Juan también nos señala hacia la virtud que dejó fluir el eterno perdón de los hijos de Dios y por el que ellos pueden experimentar la seguridad de su salvación: ‘porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre’. Por ‘su Nombre’ significa que es por la obra perfecta de la Persona del Señor Jesús que alguien puede ser perdonado. Nótese estos grandes fundamentos; que el creyente es perdonado y que no es perdonado porque es bueno, o porque asiste a una iglesia, o porque hace esto o aquello, el creyente es perdonado por Su nombre, por Jesús el Salvador. Medita el día de hoy en estas preguntas: ¿Sabes que tus pecados han sido perdonados? Si eres creyente debes saberlo porque eso es lo que ofrece el Señor. Pero ¿En qué te basas para decir eso? Porque hemos creído solo en el nombre de Jesús.

 

Lectura Bíblica

 

Hechos 23, 24
Salmo 107