Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

logo

 

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

No result...

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

SU VIDA POR LA IGLESIA

Abril 12

‘Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella’.
Efesios 5:25

 

 

Cuando hablamos del sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario debemos ser muy puntuales en una enseñanza en la que no podemos divagar. ¿Por quienes murió Cristo? Cuando Cristo fue a la cruz por mandato del Padre ¿Hizo a toda la humanidad redimible?, ¿Posibilitó la salvación de toda la humanidad?, ¿Dejó a la humanidad en un estado en el que pueden ser salvos? O de otro lado, cuando Cristo fue a la cruz por mandato del Padre, ¿Redimió efectivamente a algunos?, ¿Los salvó eficazmente?, ¿Hizo segura la salvación de la iglesia? Este conflicto tiene que ver con aquella doctrina conocida como la redención limitada.

Y antes que saque conclusiones déjeme decirle que todos los cristianos creemos en una redención limitada, en verdad todos, a menos que una persona sea universalista, en cuyo caso nos enfrentamos a una herejía.
Le ruego siga estos dos argumentos porque usted sin duda está en uno de ellos. Si Dios deseó y planeó la salvación de toda la humanidad y envió a su Hijo a morir para la salvación de toda la humanidad y el resultado es que no toda la humanidad se salva como efectivamente pasa, usted está limitando la redención en su poder porque no cumplió lo que se propuso, a saber, salvar a toda la humanidad. Pero si usted afirma que Dios deseó y planeó la salvación de la iglesia, de los elegidos, envía a su Hijo a morir por ellos y los salva a todos, como efectivamente pasa, usted está limitando la redención en su alcance o propósito.


El punto delicado es que el primer razonamiento nos deja a un Dios que desea y planea pero no puede llevar a cabo sus planes porque ellos son frustrados por el hombre. Nos deja con un Salvador frustrado porque tampoco llevó a cabo lo que se propuso: salvar a toda la humanidad. Todo va bien hasta que el hombre con su pecado lo detienen todo. Pero la segunda comprensión del registro bíblico afirma que Dios es un Dios totalmente poderoso que hace lo que se propone y con un Salvador poderoso cuya sangre, ni una sola gota, cayó en vano. Esto nos deja con un Dios soberano que efectivamente elige salvar y lo hace por la muerte vicaria de Cristo en la cruz por la iglesia.


Este tema puede ser más claro si miramos la naturaleza del sacrificio de Cristo. Si miramos la expiación a la luz de las obras que la componen, como los sufrimientos de Cristo, la propiciación, la redención, la reconciliación, ¿Qué característica tenía? Que son obras en Sustitución. Esta palabra poco común quiere decir simplemente que su sacrificio fue hecho no solo por causa del pecado de otros, sino en lugar del pecador. Y aquí está la cuestión. Muchos afirmarían que Cristo murió por causa del pecado de otros, pero no llegan hasta afirmar que Cristo murió en lugar de otros, quitándolos de en medio para Él recibir sobre sí el castigo que iba destinado a ellos.


Medita que si Cristo pagó en lugar de un pecador ¿Él será condenado? Si así fuera la pena se hubiera cobrado dos veces y se hubiese castigado doble vez un solo delito. Pero si Cristo pagó por alguno, él no pagará. Eso es exactamente lo que afirma la doctrina del amor de Dios derramado para salvar a la iglesia. Estos textos afirman claramente la obra del Salvador salvando a muchos, pero salvándolos eficazmente Is.53:10-11; Mt.20:28; Jn.17:6, 9, 10; Hch.20:28. Es pues una doctrina que resalta de manera más especial el amor de Dios salvando a aquellos objetos de su amor eterno.

 

Lectura Bíblica

 

Hechos 11, 12
Salmo 101