Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

Header 1

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

No result...

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

QUE CORRA Y SEA GLORIFICADA

Febrero 12

‘Por lo demás, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor corra y sea glorificada, así como lo fue entre vosotros’.
2 Tesalonicenses 3:1

 

 

La historia de las Sagradas Escrituras es en gran manera impresionante. Desde el momento en que no había nada escrito hasta su consumación final en 66 libros que forman un solo Tomo, esta historia atestigua la providente mano de Dios en todos los acontecimientos.

Desde la previa revelación verbal de Dios y su voluntad, pasando por su inspirada escrituración en momentos específicos de la historia, yendo a través de su divina preservación hasta nuestros días, la Palabra de Dios es un gran tesoro de invaluable cuantía para la humanidad y por supuesto, para los hijos de Dios.


Grandes personajes según el mundo, imperios, poderes, influencias, han conspirado para acabar con el Sagrado Tomo más veces de las que imaginamos. Varios martillos han dado con fuerza contra este yunque y lo han hecho por siglos. Desde todas las perspectivas y ramas del saber, se ha procurado desvirtuar el contenido de las Escrituras ya que no pudieron desaparecerla. Por otro lado, toda esta inversión divina de poder, recursos, cuidados, personas, para preservar la revelación especial de Dios que Él quiso que quedara por escrito, debe movernos a procurar que la Palabra de Dios tenga siempre un lugar prominente en círculos concéntricos que empiezan desde nuestra vida en todas sus áreas, hasta permear todo el mundo con sus estructuras.


El apóstol inspirado hace un ruego a sus amigos de tesalónica para que oren a su favor y la de su equipo con un motivo: ‘que la Palabra de Dios corra’ o que se extienda rápidamente y que al correr también sea puesta en alto. Es una petición de gran importancia y digna de imitarse continuamente. Esa Palabra que no se ha detenido y ha corrido a través de la sangre de mártires y prisiones, también debe correr en regiones y lugares donde ahora no hay un testimonio sostenido de ella. Pero además de hacerse escuchar, la Palabra de Dios debe ser glorificada, no solo esparcida sino aceptada y encumbrada, no solo oída sino adoptada con honor entre las naciones.


Es necesario orar por los maestros, pastores, misioneros que hacen que la Palabra de Dios corra, por aquellos ministerios de traducción de las Escrituras, por los esfuerzos que se hacen por poner las Sagradas Escrituras en idiomas y dialectos en los que ahora no están. Debemos orar para que no existan gobiernos ni leyes que prohíban las Sagradas Escrituras en países, gobiernos, regiones, escuelas y más. Pero debemos orar para que los lugares que tenemos el privilegio de tener, no solo un ejemplar en casa sino varios, podamos darle el honor y rendirle la obediencia debida. No hay que rendirnos en la oración para que la Escritura sea glorificada en las familias de nuestro país, en las escuelas, sea vindicada en las universidades, sea acatada en los gobiernos, en las fuerzas militares.


Debemos reconocer que el mundo no es para nada pasivo yéndose en contra de la Biblia. ¿Cuál es la incómoda piedra en el zapato que no deja desbordarse el mar de la inmoralidad en todas sus versiones? Que aun, la moral cristiana, basada en la Palabra de Dios, no ha sido totalmente eliminada y no debe serlo. Si el mundo es muy activo para acallar el testimonio de la Biblia, ninguno que se profesa hijo de Dios debería de dejar de orar, de hablar, nunca callar, ante la presencia de Dios para que Su Palabra corra y sea glorificada. Oremos y siempre pidamos oración por este motivo con toda lealtad, habiendo sido nosotros mismos beneficiarios de primera mano de este Sagrado Libro.

 

Lectura Bíblica

 

Marcos 3, 4,5
Salmo 43