Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

logo

 

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 4:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

MÁS ALLÁ DE DÓNDE LOGREN VER TUS BINOCULARES

Febrero 6

‘y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén’  
Lucas 24:47

 

 

El llamado de Dios para el anuncio del Evangelio es en gran manera enorme. Es el deseo del Señor que su Evangelio sea anunciado a todos los seres humanos. El mismo Señor les insistió a sus discípulos que el Evangelio debería ser predicado a todas las naciones. Ya que esto es así, la mira de la iglesia debe ponerse tan cerca -a su alrededor-, como tan lejos a dónde exista un individuo o comunidad ignorantes del evangelio.

Donde quiera que haya un ser humano, veámoslo o no, llegue allá nuestra mirada o no, allí debe llegar el mensaje del bendito Salvador. Cuando vemos crecer las cifras de la población mundial, debemos ver también cómo las fronteras de nuestro anuncio crecen. Es decir, más gente en el mundo, más responsabilidad.


Eso significa que no debe haber alguna barrera de parte de la iglesia para que este anuncio se cumpla. La frase de Ap.14:6, debe también cargar nuestro corazón. El Evangelio debe llegar a las ciudades, a los campos, a los desiertos, debe llegar a los hogares, a los batallones, a las empresas, a las cárceles, a los hospitales, ancianatos, orfanatos, calles, avenidas, trochas, etc. El evangelio debe llegar a los cinco continentes, a los más o menos 200 países del mundo, debe llegar a los más o menos 5000 idiomas en el planeta. Si las estadísticas son cercanas a la realidad, casi el 40% del mundo no tiene conocimiento del Salvador y esto nos deja una gran obra por delante.


Es algo inentendible, que un creyente o iglesia no procure la evangelización y no se alegre o trabaje por más iglesias plantadas. Uno tiene que estar bien miope para no ver la necesidad de las naciones. El Señor muestra su expectativa para sus discípulos desde el comienzo de la iglesia en aquella exhortación que encontramos en Hch.1:8. En otros textos hablamos de ‘Todas las naciones’ (Mt.28:19); ‘Todo el mundo’ (Mr.16:15). También 1 Tim.2:1-4 nos revela el deseo de la voluntad revelada de Dios, que se ore por todos para la salvación de toda clase de hombres. Alguien debe llevar el evangelio a los pobres y miserables mendigos, a los encumbrados presidentes, a los negros, a los blancos, a los indígenas, al campesino,  al de la ciudad, etc., Toda clase de hombres estudiosos e ignorantes, mujeres y hombres, ancianos, jóvenes y niños deben oír las Buenas Noticias.
La tarea de evangelizar el mundo es estimulada por la realidad que la segunda venida de Cristo no llegará hasta que el evangelio haya sido predicado en todas las naciones como testimonio (Mt.24:14). Y ¿Por qué esto debe ser así? Porque a menos que las personas oigan el evangelio, nunca serán salvas (Rom.10:14). La salvación de las personas depende del oír el evangelio.


Como iglesia, debemos cuidar de no centrarnos en ciertas personas que más nos convengan evangelizar. Algunos crean ministerios juveniles, por ejemplo, para anunciar el evangelio solo a ellos. ¿Qué propósito tiene esto si el mandato es a todas las personas? De otro lado, la multipersonalidad que sobrevive en una iglesia local, abrirá el espectro de posibilidades para anunciar el evangelio a toda clase de personas. También si Dios no nos concede el ir o apoyar la evangelización mundial de alguna manera, debemos apoyar la evangelización local de manera muy responsable. La vista de la iglesia no debe ser tan corta y ciertamente debe extenderse, según sus posibilidades y con grandes dosis de esfuerzo a los lugares que no tienen cristianos entre ellos o iglesias fuertes en medio.

 

Lectura Bíblica

 

Éxodo 27, 28, 29
Salmo 37