Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

Header 1

REUNIONES

DOMINGOS

  • Escuela Dominical - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

Emisora

Radio

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

LECCIONES DE LA VIDA DE MARTÍN LUTERO

Lutero MonumentoPor dos eventos en la vida de Lutero, le hemos recordado en un lapso de diez cortos días. El primero de ellos, cuando clavó las 95 tesis en las puertas de la Iglesia de Wittenberg el 31 de Octubre de 1517, lo que de alguna manera marca el inicio de la Reforma Protestante. El segundo evento es su nacimiento el 10 de Noviembre en Eisleben, en 1483. Humanamente hablando, nadie puedo haber predicho que un hijo de campesinos alemanes, un día iba a ser un instrumento en manos del Dios como lo fue Martín Lutero.

Si bien, la teología reformada tiene que ver, humanamente hablando, más con Calvino que con Lutero, este paladín del ejército de Dios, es ejemplar en muchos sentidos. Siendo que la historia es la historia de Dios, no podemos dejar de aprender las lecciones que Dios nos dio a través de este hombre. Seguramente que hay muchas más lecciones, pero bástenos reflexionar hoy en estas, como una manera de honrar la obra de Dios dándonos ese don hace más de medio milenio.

10 cosas que aprendemos del Reformador:

1. La Biblia es suficiente para pararse en contra del mundo pecador.
En días cuando el emperador y el papa romano tenían todo poder económico, político y religioso, Martin Lutero se situó frente a todo un imperio basado solo en las Escrituras. Su cosmovisión había empezado a cambiar solo basado en la Biblia y su inconformidad contra la iglesia no fue por gustos o formas, fue por una comprensión bíblica de la salvación, la fe y la iglesia, entre otras cosas.

Los cristianos bíblicos jamás deberíamos siquiera pensar, que además de las Escrituras, debamos acudir a herramientas humanas para la promoción de la gloria de Dios y el verdadero evangelio en este mundo. En días en que la psicología, las técnicas empresariales, las ayudas lúdicas, son usadas por muchos para “ayudar la simpleza” de la Biblia y así impactar el mundo, debemos recordar que la reforma no se apoyó en la inteligencia de los hombres ni sus métodos, sino en la infalible Palabra de Dios.

2. No es bueno ni seguro ir en contra de una conciencia iluminada por la Palabra de Dios.
Hay una gran diferencia entre vivir de acuerdo a la conciencia, y vivir de acuerdo a la conciencia iluminada por la Palabra de Dios. Lutero no nos enseña simplemente, a jamás ir en contra de la conciencia, ya que ella también ha sido afectada por el pecado, sino jamás ir en contra de una conciencia que esté esclava o cauterizada por la Palabra de Dios. Lutero nos enseñó que solo Dios es Señor de la conciencia, que solo la Biblia es quien debe constreñirla, de manera que jamás deberíamos doblarnos ante las opiniones o dogmas de un hombre sino solo ante la Palabra de Dios.

Vivimos en días cuando la mayor parte de la iglesia está siguiendo, llanamente hablando, las palabras de los hombres, de sus líderes. Ellos son capaces de manipular sus vidas a su antojo y mueven sus conciencias al vaivén de sus opiniones. Lutero en la dieta de Worms, nos señaló el camino más bueno y seguro, jamás ir en contra de una conciencia que ha sido esclavizada por la Palabra de Dios y que a menos que se ella fuera persuadida por las Escrituras, ni hombres ni concilios, ni el peligro ni la muerte, deben hacer que ella se traicione.

3. Cuando la gloria de Dios y la pureza del evangelio están en juego, nuestra comodidad y tranquilidad pasan a un segundo plano, si es que es considerada.
Lutero bien pudo haber pasado a la historia como un monje ejemplar e inteligente, en el monasterio agustino de Erfurt, viviendo una piedad para sí mismo. Sin embargo, luego de su vista a Roma y su comprensión creciente de las Escrituras, se dio cuenta que la gloria de Dios y la pureza del evangelio estaban siendo masivamente amancilladas por una iglesia opulenta, estratégica, humanista y equivocada. Era la gloria de la iglesia la que se perseguía y la comodidad de su jerarquía se buscaba a costa del empobrecimiento de casi todo un continente.

Lutero nos enseñó a ponernos en aprietos y exponernos aún a la muerte, con el fin de ver el puro evangelio ser vivido y la gloria de Dios exaltada. Tuvo que pasar un tiempo escondido bajo peligro de muerte, vivió para ser calumniado y ofendido por muchos. Pero el fin lo vale, ver el evangelio en su pureza y la gloria de Dios resplandecer. No podemos huir de estos dos loables propósitos hoy. Gran parte de la iglesia ha optado hoy por la comodidad, por ser amiga del mundo, de la prosperidad material, por la supresión de todo mal temporal, en detrimento del puro evangelio. No es la gloria de Dios lo que hoy se persigue sino los mega templos, las personalidades, la influencia y la fama. El reformador alemán nos enseña que la vida del cristiano debe ser la de un ponerse en estrecho cada vez que se deba para hacer avanzar los propósitos de Dios, que la comodidad conseguida a costa del descuido de nuestro llamado como iglesia, es una comodidad detestable.

4. La autoridad se vuelve ilegitima cuando se ejerce fuera de la Palabra de Dios.
En sus 95 tesis Lutero cuestionó la autoridad del papa para hacer lo que estaba haciendo y exigir lo que exigía. Lutero llegó al punto esencial de todo: ¿Cuál es mi máxima autoridad?
¿Sobre cuál autoridad me levantaré y bajo cuál autoridad me regiré? ¿Los hombres? ¿Dios? Así, Lutero entendió que si una autoridad rige en contra de la Palabra de Dios, se vuelve ilegitima y puede haber desacato a ella. Lutero puede ser recordado como “el monje rebelde”, siendo esta frase una manera muy simplista de resumir su vida. Él no fue rebelde por serlo, su rebelión contra la iglesia fue por verlos esclavizar todo un imperio ilegítimamente.

¿Qué hacer en tiempos como hoy, que los gobiernos y muchos líderes religiosos desean ejercer dominio no bíblico sobre las gentes? ¿Qué, cuando los gobiernos pidan que aceptemos y honoremos las uniones del mismo sexo? ¿Qué, cuando algunos pastores exijan pactos y promesas que la Biblia no enseña? El reformador nos enseñó que una autoridad ilegítima sí puede ser cuestionada y no acatada. No tiene que ver con la persona, tiene que ver con la honra a la autoridad de Dios en su Palabra donde las palabras apostólicas retumban: ‘juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios’.

5. Que la salvación en Cristo es un don de inestimable valor, el cuál jamás se puede comprar o adquirir por medios humanos.
Fue el papa León X quien autorizó la venta de indulgencias o certificados de la salvación a cambio de dinero. Mucho de la teología del momento se había contaminado tanto que el mundo estaba preparado para escuchar frases, como las que salieron de la boca de Tetzel promocionado la venta de ellas, que si se compraban el pecador “sería más limpio que Adán antes de pecar”, que “la cruz del vendedor de indulgencias tiene tanto poder como la cruz de Cristo”. Lutero entendió por la Biblia que el hombre es justificado solo por la fe en Jesucristo. Que el don de la salvación está por fuera del alcance del hombre pecador por lo que nada que haga la pondrá a su disposición, siendo la atribución por gracia de la justicia divina, por el sacrificio de Cristo, lo que salva a un pecador. Eso significó que los individuos debían acudir a Cristo en arrepentimiento y fe para su salvación y no a la iglesia, sus ritos o indulgencias.

Puede que la cara de los vendedores de la salvación o el favor divino haya mudado, pero hoy la oferta es la misma, cambiar dinero por aceptación divina, el cambio burdo de las obras para alcanzar salvación, sigue retumbando en todas las religiones. El verdadero cristiano debe ser el proclamador del verdadero evangelio de Cristo. En épocas cuando la iglesia se promociona a sí misma o cuando promociona una buena moralidad, un impacto social y más, no debemos olvidar que el centro de la Biblia es el evangelio y el centro del evangelio es la cruz de Cristo sin el cual, nadie será salvo. Se trata de Cristo y este crucificado, en su obediencia activa y pasiva para que su justicia fuera atribuida al que por la fe se acerca rendido al Salvador. El día que la iglesia olvido ese mensaje, los cielos se llenaron de nubes negras.

 

Luther

6. Que interpretar correctamente la Biblia, hace una enorme diferencia en la iglesia y hasta es capaz de crear un cisma.
Eso fue verdad ayer y será verdad siempre. La historia de la iglesia muchas veces fue convulsionada por la interpretación bíblica. Esto hizo quebrar la hegemonía romana en Europa y por ende del mundo a partir de ese momento. Que Dios salva por su sola gracia a través de la sola fe en Cristo, es el punto irreconciliable con Roma. La distancia entre una salvación por gracia a través de la fe y una salvación solo por gracia y solo por la fe en solo Cristo, no solo ha hecho un cisma entre el católico romano sino entre los mismos cristianos que insisten en una participación de su libre albedrío como causa de su salvación. Hablamos del cisma entre el monergismo y el sinergismo, tan irreconciliable antes como hoy.

Usted debe advertir que en estos días, teólogos protestantes están dando pasos agigantados hacia roma, afirmando que las diferencias entre la reforma y roma son meramente de formas. Esto no solo es demasiado peligroso y contrario a nuestra fe, sino que jamás habrá reconciliación en estos puntos. No todos los cismas son legítimos, pero aquí no encontramos ante uno que sí lo es. La interpretación correcta de la Biblia, siempre va a poner a la iglesia en contra de otros y debe ser así, porque si el mundo ve coherente y aceptable el evangelio que fue descrito como locura, entonces debemos entender que algo anda muy mal en nuestras filas.

7. Se debe temer hacer una división o un cisma innecesariamente.
Por otro lado Lutero nos enseñó a jampas procurar una división arbitraria de la iglesia o basada en personalidades o asuntos personales. Cuando Lutero fue presionado a retractarse en Worms, pidió 24 horas para meditar su respuesta. En esto vemos que Lutero no estaba apasionado por crear una división. De manera que oró, meditó, antes de pretender una división. En esto Lutero es ejemplar a la hora de estimar la obra de Dios en el mundo donde hubiese estado dispuesto a retractarse de haber sido persuadido bíblicamente.

La velocidad con que las congregaciones hoy se dividen, por gustos, por personalidades, por opiniones, no honra el espíritu reformador. Un individuo debería temer dividir una iglesia solo por su opinión o intereses personales, por falta de paciencia o por un celo mal dirigido. Mucho más cuando su motivo no es ni siquiera bíblicamente sostenible. Aunque Dios ha usado la fragmentación de su cuerpo para llevar a cabo sus propósitos, Su voluntad revelada es que nos conocerán como sus discípulos el amor y en la unidad bíblica, esa amor producto de unirnos en la verdad de la Palabra de Dios.

8. Que la fe y la oración, son los recursos más valiosos y cercanos en momentos de angustia.
Si algo caracterizó la vida de Martin Lutero, fue ese espíritu sensible y temeroso con que convivió. Usted se asombrará que Dios haya usado para una tarea titánica un hombre tan tembloroso como él. Pero vemos a Lutero, y a veces dramáticamente, luchando en oración, aferrándose por la fe a las promesas evangélicas. Una y otra vez procurando traer la Palabra de Dios a su mente e intercediendo. De él recibimos la famosa frase que uno debería orar siempre, salvo cuando está ocupado, porque entonces, uno debe orar más. Dios le enseñó a depender de Él y este hombre fortaleció sus flaquezas por la fe en el Señor y en oración permanente.

Usted y yo debemos lamentar que hoy, tenemos una paleta más amplia de posibilidades para obrar en momentos de angustia. Lo que hasta hace poco tiempo nos debió haber llevado a las rodillas en fe real a Dios, hoy nos lleva a la psicología, los métodos de sanidad interior, terapias grupales, frases estandarizadas, métodos y todo un sistema complejo de pre encuentros, encuentros, pos encuentros, consejerías y liberaciones, etc. Por supuesto no tenemos nada en contra de una consejería bíblica, pero hablamos de esa trama engorrosa de métodos y estamentos que el creyente tiene hoy para lidiar con sus angustias. Lo que sostuvo firme a un hombre en contra de imperios poderosísimos, entonces debe ser de la mayor eficacia: La oración y la fe en el Señor.

9. Que Dios hace mucho con poco.
La Palabra de Dios está llena de casos así. Dios gana las más grandes batallas con muy poco porque la victoria es del Señor. Una piedra de río, una quijada de burro, nos recuerdan lo que un Dios todopoderoso puede hacer en nuestra historia. En Octubre de 1517, no hablamos de un grupo, de una conspiración planeada, de una guerrilla organizada, hablamos de un hombre y su biblia. Hoy día el impacto de esa obra aún se ve y se celebra. El mundo completo con su poder jamás es más que un solo hombre ¡Con Dios!

La iglesia no debe afanarse por ser tan poca y sin tanta influencia. Esto ha llevado al afán a los mejores hombres que han construido sus propias plataformas para ser vistos. La iglesia debe preocuparse por ser fiel, por estar con Dios y el mundo de hoy todavía no ha visto lo que Dios puede hacer con pocos. Es la iglesia, el remanente fiel, el instrumento divino para llevar a cabo la tarea de la proclamación mundial del evangelio. La iglesia no puede ser un monumento a  todo lo que el hombre puede hacer sin Dios, sino una exhibición de todo lo que Dios puede hacer con poco. Fidelidad y no números, es lo que debemos perseguir. Integridad más que influencia y Dios se encargará de hacer el resto.

10. Que la mayoría, sí puede estar equivocada.
Muchas personas andan con la “teología de la multitud”, es decir, viven su vida creyendo lo que la mayor parte de la gente cree. Así, los evangélicos no deben tener la razón porque en la iglesia de Roma son muchos más y -No me diga que tantos pueden estar equivocados-. Muchos cristianos no pueden creer que la reforma esté en lo cierto porque “mire esas grandes iglesias – no me diga que todas ellos pueden estar equivocados”- . Lutero se paró frente a un imperio, emperadores, papas, obispos, teólogos, una tradición de siglos, todo un pueblo, y ¡Él tenía la razón! De manera que sí, la mayoría sí se puede equivocar. Por supuesto que Lutero no estaba solo en esto, tenía la Palabra de Dios, la riqueza de hombres en el pasado que siguieron fieles a la Palabra de Dios. Pero en otro sentido, efectivamente el mundo se puede equivocar.

Seguramente da más seguridad estar donde mucha gente está. Pero usted jamás puede medir la fidelidad de una iglesia por su número sino por su fidelidad y apego a la Palabra de Dios. Sea que lo haya dicho o no Lutero, la frase es verdad, la anciana más ignorante con una biblia, es mayor que todos los obispos sin ella. Una iglesia basada en la Biblia es más que todo el mundo sin ella. Estas son realidades verificables por la historia y gracias a Dios en Lutero las vimos palpables. ¡Que Dios nos de ese espíritu reformador siempre!