Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

Header 1

REUNIONES

DOMINGOS

  • Escuela Dominical - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto vespertino - 5:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

Emisora

Radio

RECIBA NUESTRAS NOTICIAS

Noticias

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

LOS INSTRUMENTOS EN LA ADORACIÓN A DIOS

LOS INSTRUMENTOS EN LA ADORACIÓN A DIOS
Por: Peter Masters

(Tomado de Iglesia Bautista Gracia Redentora http://www.ibgrpereira.com/)

adoracion 538x218


¿Qué enseña LA BIBLIA acerca de cómo se deben usar los instrumentos en la adoración?

Este es un asunto latente hoy en día. Los que estimulan el uso desinhibido de solos musicales, y bandas o grupos, señalan al Antiguo Testamento y dicen que Dios permitió todo tipo de instrumentos y grandes orquestas para aportar un gran elemento musical a la adoración. Si Dios es el mismo ayer, hoy y por los siglos, razonan ellos, debe querer un mismo tipo de adoración hoy en día.

Pero, ¿es cierto que Dios permitió adoración con todo tipo de instrumentos en la iglesia judía? ¿es cierto, por ejemplo, que las panderetas (o panderos) tocadas por jóvenes bailarinas guiaban la adoración? ¿es cierto que los judíos usualmente adoraban con instrumentos de percusión y metales que generaban música poderosa­mente rítmica? un pequeño vistazo a los datos mostrará que esta idea está a miles de kilómetros de la verdad.

La realidad es justamente lo contrario, pues en el Antiguo Testamento, Dios puso restricciones muy firmes en el uso de instrumentos, obviamente para prevenir el abuso del disfrute de la música a nivel humano, dominando y eclipsando así la adoración espiritual. ciertamente se permitió el uso de instrumentos, pero solo algunos y en momentos determinados. Así pues, el ejemplo del Antiguo Testamento enseña un gran principio de precaución que es desechado por los adoradores del nuevo estilo.

Nos damos cuenta de que la iglesia de Jesucristo no está bajo las reglas del Antiguo Testamento, y de que sus normas de adoración no nos atan hoy en día. Sin embargo, los principios generales restrictivos enseñados por Dios respecto al uso de instrumentos están vigentes hoy en día. Esta es la razón por la cual debemos poner en evidencia la descabellada y errónea afirmación de que Dios permitió una adoración instrumental desinhibida y rítmica.

 

Antes de pasar a los hechos, debe hacerse un punto general acerca de la adoración.


Los promotores de la adoración de estilo nuevo dicen que podemos hacer casi cualquier cosa en adoración siempre y cuando se haga para la gloria de Dios. Si tocamos los tambores en casa, dicen que entonces también podemos usarlos para la gloria de Dios en la iglesia, como un acto de adoración. Cualquier instrumento musical (o estilo) que toquemos para la gloria de Dios en nuestra vida social o privada, lo podemos usar también para la gloria de Dios en adoración. Ese es el razonamiento ofrecido por los promotores de la nueva adoración. Sin embargo, esta política es errónea ya que pasa por alto uno de los hechos más fundamentales de la adoración enseñados en toda la Biblia: el que Dios separa la adoración directa de todas las demás cosas hechas por sus hijos.


Todo lo que hacemos en esta vida debe ser hecho para la gloria de Dios, pero la adoración directa es una actividad excepcionalmente especial gobernada por reglas especiales y directrices. En los tiempos del rey David, los israelitas usaban una gran variedad de instrumentos musicales en su vida social, pero solo algunos eran permitidos en la adoración directa, ya que ésta era una actividad distintiva. A continuación veremos que el Antiguo Testamento habla por lo menos de ocho tipos de instrumentos que la gente de aquel entonces usaba comúnmente, tanto en la vida privada como en la cívica, de los cuales solo cuatro eran permitidos en la casa de Dios. Es sumamente importante darse cuenta de esto. Primero veremos algunos de los instrumentos excluidos, la mayoría de los cuales eran hermosos y agradables en todos los sentidos, y aún así fueron prohibidos.

Tomemos por ejemplo, la flauta. Leemos de varios ejemplares en la familia de flautas como la flauta simple, o la que se toca de lado con tres o cuatro hoyos, o la flauta de Grecia con fuelles. Y sin embargo, ninguna flauta era permitida en la adoración en el Templo. (ver nota 1) ¿Y por qué era esto? Porque el Señor estaba enseñando que eran necesarias algunas restricciones, para que la gente no se distrajera de una adoración sincera e inteligente a causa de demasiadas cosas bellas e interesantes.


Otros instrumentos usados por los judíos, pero excluidos del Templo, eran la pandereta y el “órgano”, el cual contenía de siete a diez tubos de boca gigantesca (posiblemente con lengüetas).Todos estos podían ser usados para recreación y festivales cívicos a la intemperie, pero no en la casa del Señor. Por lo tanto, el argumento moderno de que todo podía ser usado es totalmente equivocado. Las reglas eran muy estrictas, y a pesar de que no estamos bajo esas reglas hoy en día, es erróneo justificar en el Antiguo Testamento lo que está pasando en la adoración hoy en día.

 

pandereta crotalos dobles

 

 

 

 

 

 

¿Y de dónde viene esta información acerca de las restricciones?

¿Acaso es pura especulación por parte de los eruditos bíblicos? no, pues está claramente expuesto en la Biblia. en muchos textos (1 Crónicas 15:16, 28; 16:5, 6, 42; 25:1, 6) leemos al respecto de los instrumentos señalados en el tiempo de David, por inspiración divina, para ser utilizados en adoración directa en el Tabernáculo y en el Templo. Más tarde veremos que estos instrumentos limitados fueron aún más restringidos para la adoración “local” y privada. Los instrumentos para el Templo eran el salterio, el arpa y los címbalos2, los cuales debían ser tocados por los levitas. Tan solo los sacerdotes podían usar la trompeta (incluyendo la corneta) para propósitos especiales3, pero no para el acompañamiento normal del canto. Y debemos repetir que estos eran tan solo la mitad de los instrumentos comúnmente usados en aquel tiempo.

En el tiempo del rey ezequías estas reglas fueron reafirmadas en 2 Crónicas 29:25-26:

“Puso también levitas en la casa de Jehová con címbalos, salterios y arpas, conforme al mandamiento de David, de Gad vidente del rey. . . porque aquel mandamiento procedía de Jehová por medio de sus profetas. Y los levitas estaban con los instrumentos de David, y los sacerdotes con trompetas”. ¿Y de qué manera se usaban estos instrumentos? Los versículos siguientes nos lo dicen: “Y cuando comenzó el holocausto, comenzó también el cántico de Jehová, con las trompetas y los instrumentos de David rey de Israel. Y toda la multitud adoraba, y los cantores cantaban, y los trompeteros sonaban las trompetas; todo esto duró hasta consumirse el holocausto. Y cuando acabaron de ofrecer, se inclinó el rey, y todos los que con él estaban, y adoraron”. 2 Crónicas 29:25-26

 

¿Se caracterizaba la música por un fuerte ritmo? La idea es pura especulación y contraria a las evidencias.

Se nos dice que las trompetas llamaban a la gente a asambleas solemnes y que acompañaban los holocaustos. Esta era una actividad seria que producía temor y reverencia y hasta incluso vergüenza. el término hebreo de “solemnidad” aparece en la descripción de estos actos de adoración y se hace obvio así que las trompetas sonaban para mover a la gente a reverencia y seriedad y que los címbalos (para guardar los tiempos del canto) eran tocados sobriamente, con seriedad. La idea de música de lenguaje moderno es tontamente “leída entre líneas” a partir de estos pasajes de adoración. Véase notas 2 y 3 al final del capítulo.

Claro que la adoración tenía un elemento de gran gozo nacido de los grandes temas cantados, pero el considerar las orquestas del Tabernáculo y del Templo como grupos rítmicos es poco menos que absurdo. Notamos que no había absolutamente ningún tambor o pandero en esas orquestas (como los hay hoy en día en muchísimos estrados en las iglesias). También notamos que los instrumentos solo eran tocados cuando se quemaba la ofrenda, y después la música terminaba y todos continuaban adorando sin ellos.

En los tiempos de David, la orquesta en la casa del Señor parece haber sido compuesta por veintisiete personas, las cuales tocaban solo tres tipos de instrumentos (1 Crónicas 25:1-6). si este entendimiento es adecuado, entonces había una orquesta extremadamente modesta para dirigir un enorme número de adoradores en el canto (Ver nota 4). A partir de esta provisión tan pequeña, está claro que la música no estaba diseñada para dominar (o prevenir) una adoración inteligente y sensible.

Siglos después, cuando la adoración en el Templo fue reinstau­rada por esdras y nehemías, la regla de los cuatro instrumentos fue escrupulosamente seguida, confirmando así que era una regla vinculante para los judíos (véase primeramente Esdras 3:10 y Nehemías 12:27).

Todas estas instrucciones se aplicaron primeramente a la segunda etapa de la recuperación del arca (Ver nota 2), y posteriormente a toda la adoración en el Templo. Sin embargo, la misma instrumentación no fue prescrita para la adoración en la sinagoga local5. esta era mucho más simple, al desaparecer los címbalos y las trompetas, haciendo así mucho más imposible leer entre líneas en la Biblia una idea de grandes percusiones. Los instrumentos de cuerda designados para la adoración eran dulces en vez de vociferantes. en el libro de los Salmos vemos que las arpas y los salterios eran los únicos instrumentos dados.

Para el acompañamiento en la adoración privada o en la sinagoga, no había metales ni percusiones. Por definición, el título de “Salmos” corresponde a una colección de canciones cantadas con acompañamiento de arpa. El Salmo 92 provee un ejemplo de esta instrucción. El título o encabezamiento del salmo (en la Biblia de las Americas) dice que era “un salmo o cántico para el Día de Reposo”. Debe ser cantado (Salmo 92:3) con un instrumento de diez cuerdas (el decacordio), y el salterio, “en tono suave con el arpa”.

Los siguientes salmos también establecen claramente la regla de que los salmos debían ser cantados con arpas y salterios: Salmos 33, 43, 57, 71, 92, 108,144 y 147. en los Salmos 4, 6, 54, 55, 61, 67 y 76 la inscripción (al principio del Salmo) prescribe instrumentos de cuerda (“neginot”). En el Salmo 12, el título probablemente prescribe una lira de ocho cuerdas (un tipo de arpa). Era con este tipo de instrumentos modestos y de dulce sonido que el cantar era apoyado en la adoración de uso doméstico y en la sinagoga.

 

¿Se contradice la Biblia

Las reglas del Antiguo Testamento son claras, pero a veces parecen ser contradichas en los Salmos. Los quemaxresdefault1 defienden el nuevo estilo de adoración señalan pasajes tales como el Salmo 68:25 donde David menciona “doncellas con panderos”, e insisten que eso justifica el uso de panderetas. En muchos otros salmos parece que David contradice sus propias reglas (o más bien las que Dios le había dado). Es de estos versículos que muchos escritores del nuevo estilo de adoración toman su licencia para organizar conciertos de adoración.

Sin embargo, su uso de estos versículos es claramente erróneo, pues hace que la Biblia se contradiga a sí misma, y no puede haber contradicción en la Palabra de Dios. no es posible que Dios dé unos mandamientos definitivos en un lugar y que los contradiga totalmente en otro. este hecho nos debería hacer examinar más cuidadosamente aquellos pasajes que parecen contradecir las reglas. cuando hacemos eso, vemos al instante que los instrumentos prohibidos no estaban siendo usados en la adoración directa a Dios, sino en festivales cívicos y al aire libre, llevados a cabo para conmemorar victorias de grandes batallas del pasado. Los promotores de la nueva adoración parecen estar felizmente ignorantes de este hecho.

No debemos olvidar nunca que los israelitas eran un estado nación además de una iglesia. Había muchas cosas que se les permitía hacer como estado, que no tenía lugar en su adoración directa y formal. Las procesiones especiales, los desfiles de victoria, y los días de acción de gracias eran actividades cívicas al aire libre organizadas por el pueblo de Dios en su capacidad de estado. unas pequeñitas iban al frente de las procesiones bailando, y tocando sus panderetas. Pero, estas panderetas nunca fueron permitidas en el Tabernáculo o en el Templo. un acto de adoración directa era bastante diferente a una celebración cívica anual.

Las panderetas del Salmo 68 son obviamente parte de una actividad cívica. El salmo, aunque con un carácter de predicción y Mesiánico, está basado en una victoria militar notable. Se refiere a los carruajes de Dios, y cómo un conquistador guió a un gran número de cautivos después de la batalla. El poder de Dios es recordado no solo en el santuario sino también en las festividades al aire libre, durante las cuales “los cantores iban delante, los músicos detrás”, y “en medio las doncellas con panderos”. el salmo incluye, con toda certeza, referencia a la adoración directa, pero también habla de “memorias” nacionales al aire libre, y por ende no hay contradicción de las reglas del Templo.

En el Salmo 81:2 el pandero aparece otra vez. “entonad canción, y tañed el pandero, el arpa deliciosa y el salterio”. es un salmo de Asaf. ¿estaba rompiendo las reglas e incluyendo un instrumento prohibido en la adoración? La respuesta es no, pues su salmo es una llamada a la gente a unirse en la adoración y en las celebraciones de la fiesta de los tabernáculos. Esta era la más alegre de todas las festividades. conmemoraba la liberación de la gente de egipto, su supervivencia en el desierto, y la “cosecha” de la tierra prometida.

Durante los siete días de la fiesta, todos los israelitas vivían en pues­tos o tiendas hechas de ramas de palmeras simbolizando las tiendas del viaje por el desierto. Esta fiesta, con sus ofrendas, era también el festival anual de cosecha de la nación. Era obviamente un tiempo donde se expresaba virtualmente cualquier instinto cultural al aire libre, y mucha música acompañaba las largas procesiones de los israe­litas viajando a Jerusalén para la fiesta. Naturalmente, las “doncellas” tocaban sus panderos, y la danza nacional hebrea probablemente se hacía evidente durante las horas nocturnas en cada campamento.

Con estas escenas de festividad nacional en mente nos damos cuenta de que Asaf no cometió error alguno acerca de los instrumentos. no agregó la pandereta a la orquesta del Templo, ni tampoco la prescribió como instrumento de adoración directa.

El Salmo 98:5, 6 menciona el arpa como acompañamiento en el canto de salmos y añade trompetas, las cuales debían ser tocadas por los sacerdotes en ocasiones especiales. Podemos estar seguros que el salmo incluye la conmemoración de grandes victorias, y por ende la adoración de días especiales está en mente. La fórmula es como de costumbre: panderetas y baile cultural permitidos para festividades nacionales; instrumentos dulces, tipo arpa, para la adoración normal, personal y local; y trompetas solemnes (tocadas por los sacerdotes) y címbalos (tocados solo por líderes de coros tales como Asaf) añadidos para la adoración en el Templo.

Los Salmos 149 y 150 son citados constantemente por los promotores de la nueva adoración como justificación del uso desinhibido de instrumentos y de baile en la adoración directa. El Salmo 149 incluye el versículo: “Alaben su nombre con danza; con pandero y arpa a él canten” (Versículo 3). La cuestión es: ¿se refiere el salmista a la adoración directa o a las festividades nacionales de los judíos, incluyendo los festivales por victorias, con todo su gozo al aire libre?

A medida que leemos el salmo, la respuesta se hace obvia. El Salmo 149 no trata exclusivamente acerca de la adoración directa ya que trata ampliamente todos los aspectos de la vida privada y nacional. Este alcance tan amplio del salmo se hace evidente desde el quinto versículo, el cual insta a la gente a cantar aun sobre sus camas. El sexto versículo les exhorta a adorar a Dios con una espada de dos filos en sus manos. ¿Acaso se suponía que literalmente llevaran camas y espadas al Templo y de alguna manera emplearlos en la adoración directa? Obviamente no! El alcance del salmo incluye adoración privada por la noche, y también al defender la nación. El séptimo versículo del salmo llama a ejecutar venganza entre las naciones y el octavo a que sus reyes sean aprisionados con cadenas.

Por ende, cubre todos los aspectos de la vida tanto cívicos como espirituales, los cuales incluyen festividades cívicas y desfiles de victoria. Por todo esto no debería sorprendernos encontrar que se habla de panderetas y baile. Las reglas para la adoración del Templo no son contradichas.

 

¿Y qué pasa con el Salmo 150?

danzas El salmista insta al pueblo de Dios a adorarle con panderos, danza, y flautas junto con los instrumentos permitidos en el Templo. (Ya hemos visto que el órgano era un instrumento de viento de entre siete a once tubos).

El salmo comienza así: “Alabad a Dios en su santuario; Alabadle en la magnificencia de su firmamento”. el “santuario” mencionado aquí es descrito como su “magnífica expansión” o su “magnífico cielo”.(ver nota 7) no es el Templo terrenal, sino el Templo del universo entero y aún la infinita extensión más allá del universo donde los ángeles vuelan al comando de Dios.

En otras palabras, este es otro salmo que llama a glorificar a Dios en cada aspecto de la vida.

Va más allá de actos directos de adoración. El versículo sexto del salmo nos recuerda que los instrumentos por sí mismos no pueden ser canales de adoración. Solo aquello que respira puede adorar.

Solo seres vivientes pueden alabar a Dios. A la luz de esto, el Salmo solo tiene sentido cuando lo entendemos como un salmo ricamente figurativo que usa los tonos característicos de varios instrumentos para describir las diferentes emociones de la adoración verdadera.

El puritano David Dickson expresó esto en su reconocido comentario de los salmos. observó que: “la pluralidad y variedad de estos instrumentos eran adecuadas para repre­sentar condiciones diversas del hombre espiritual. . . y para enseñar qué inspiración del amor y de las capacidades de nuestra alma debe haber para la adoración a Dios. Qué melodía debe hacer cada uno en sí mismo. . . para mostrar la excelencia de la alabanza a Dios, lo que ningún instrumento, o ninguna expresión corporal puede adecuadamente expresar con trompe­tas, salterio etc”.

El predicador escocés del siglo XiX Andrew Bonar escribió:  “En esta enumeración de instrumentos musicales del salmo, hay una referencia a la variedad que existe en la manera de expresar gozo entre los hombres, y en la manera de provocar sentimientos”.

El Salmo, en otras palabras, hace una lista de los instrumentos no para que sean usados literalmente, sino más bien representando la variedad de temas o actitudes que constituyen una adoración sincera.

A través de esta interpretación los instrumentos son figurativos y representativos. Esta es probablemente la interpretación más común de este salmo por los comentaristas de la tradición de la reforma. La bocina (versículo 3) representa la nota de victoria. Nuestra alabanza debería ser sonora, triunfal y exaltada. el salterio y el arpa dan tonos suaves de gratitud y amor. el pandero y la danza (versículo 4) hablan de la energía efervescente, esfuerzo y entusiasmo de los niños envueltos en su actividad favorita.

Por lo tanto, la adoración demanda energía de mente y entusiasmo de alma por parte de los creyentes. Las flautas eran más bien instrumentos de placer y no de adoración. Y es así que se nos recuerda que la alabanza verdadera debe ser el más grande gozo de los creyentes y no tan solo un deber mecanizado. El versículo quinto añade címbalos resonantes, una probable alusión al volumen, fortaleza, y poder de alabanza adecuada; pero indudable­mente también es una alusión a cómo la verdadera adoración inspira un temor reverente profundamente humilde.

Una Biblia de estudio popular, que fue publicada recientemente, remarca que este salmo llama a la adoración con tipo de instrumentos musicales. Pero el tomar esta posición tan literal del salmo produce una gran contradicción en la Biblia. Dios aparece haciendo reglas firmes y después llama a romperlas. El Salmo 150 no puede, y de hecho no cancela las limitaciones en los instrumentos de adoración del Antiguo Testamento.

Los estándares de Dios permanecen en esta época en que tenemos el evangelio, los cuales establecen que los instrumentos deben ser de un carácter modesto, limitados en número, y jamás deben permitir que abrumen la belleza de la adoración inteligente. La idea de que el Antiguo Testamento autoriza las tonterías musicales del tiempo presente, está basada en un entendimiento impresionantemente superficial y equivocado de los datos bíblicos.

La adoración no debería ser una oportunidad para la exaltación del ser humano. Un tema constantemente recurrente en las Escrituras es que Dios resiste al soberbio. La adoración no es para presumir habilidades artísticas humanas, ni para entretener a los que adoran. Nunca debe ser permitido que la música y la maestría instrumental interfieran con el carácter espiritual de la adoración.

La adoración tradicional promueve temor reverencial, espiritua­lidad y seriedad. el gozo fluye de la honestidad de los sentimientos y no es conseguido con ayudas externas. La adoración tradicional está basada en la adoración bíblica, la cual observa ciertas restricciones. el Señor le confía a su pueblo el uso de ayudas musicales para ayudar a su alabanza, pero esa confianza nunca debe ser abusada. Y sin embargo hoy en día, sostenemos que esta confianza está siendo abusada por los partidarios de la adoración de nuevo estilo.

 

 

 

Notas Finales

1 – El Salmo 5, de acuerdo con la inscripción hebrea, tenía que ser acompañado con flautas, tal vez solo una. este salmo, muy lastimero, era cantado en peregrinaje y definitivamente no era cantado en el Tabernáculo o el Templo.

2 –  La primera reunión de instrumentos de David para la primera y desastrosa recuperación del Arca incluía panderos o panderetas (2 Samuel 6:5; 1 Crónicas 13:8). Mientras que el arca permanecía en la casa de obed-edom, David reformó radicalmente y revisó todos los arreglos para su transporte para ponerlos en línea con la ley. En este punto se le dio (junto con Gad, el vidente del rey) nuevas órdenes para instrumentos musicales (2 Crónicas 29:25). el pandero ya no estaba incluido, y nunca más aparece en ninguna lista de instrumentos para la adoración directa o adoración en el Templo. La segunda etapa de recuperación del arca (que representa que la regla seguía) fue lograda sin ellos.

3 – La historia del uso de la trompeta en adoración se remonta a Números 10, donde el Señor ordena dos trompetas de plata para llamar a la gente al Tabernáculo. Los sacerdotes tenían que tocarlas, y fue así con las generaciones sucesivas. Tenían que ser tocadas en festividades especiales y al principio del mes con los holocaustos para recordar a la gente la naturaleza de su liberación. Las trompetas nunca fueron instrumentos para acompañar la adoración “ordinaria”. Generalmente, el número de trompetas usadas en ocasiones especiales era de dos (1 Crónicas 16:6). excepcionalmente, 120 sacerdotes tocaron trompetas en la consagración del Templo de salomón. Ésta fue la multitud más grande jamás reunida para adoración, y el más grande y más largo de los holocaustos.

4 –  La orquesta reunida para acompañar el arca en la segunda etapa de su recuperación (la cual era una procesión al aire libre) tenía tres címbalos, once liras, y seis arpas. una vez que el arca estaba dentro de la tienda, la orquesta fue reducida a ocho liras y arpas, un címbalo y dos trompetas. El tamaño de la orquesta cambió, pero nunca cambió el tipo de instrumentos. La restricción fue mantenida. en 1 Crónicas 25:1-7, el número total de músicos era 288, de los cuales 260 estaban en el coro, y estos indudable­mente trabajaban por turnos.

5 –  “Sinagoga” es en realidad una palabra del nuevo Testamento, pero la usamos aquí como un término útil para centros de adoración regionales y de distrito; en otras palabras, la asamblea local judía (como en el Salmo 74:8).

6 –  En los Salmos 8, 81 y 84 la inscripción hebrea (aunque no es clara) se refiere al arpa, o a una instrucción de medida musical. Los títulos de un número de salmos incluyen términos que no se refieren a instrumentos, sino al modo, tono, y medida del salmo; y algunos no son claros. La inscripción hebrea que se refiere a un “lirio” ocurre cuatro veces, y se alega ocasional y controvertidamente que esto se refiere a trompetas porque tienen forma de lirio. Sin embargo, esto es casi impensable ya que tres de los cuatro salmos en cuestión son oraciones sumisas o lamentación en lágrimas y ¡suplicando ayuda! Más probablemente el “lirio” se refería a un estilo de música gentil apropiado para un corazón profundamente afectado.

7 –  Algunos expositores dicen que esto habla tanto del santuario terrenal como del amplio firmamento. en este caso, este salmo es otro que simplemente cubre el espectro completo de la vida, desde la adoración en el Templo hasta la vida cívica y social.

 

 

 

Sobre el autor:
El Dr. Peter Masters es pastor del Tabernáculo Metropolitano en Londres desde 1971. El Tabernáculo Metropolitano es la misma iglesia donde Charles H. Spurgeon sirvió como ministro por poco más de 37 años. Peter Masters es un pastor con un testimonio de trabajo arduo para el Señor, de pasión por los perdidos y de celo por la sujeción a las doctrinas bíblicas. De hecho, el Dr. Masters también retiró al Tabernáculo Metropolitano de la Unión Bautista de la misma manera como lo hizo C.H. Spurgeon en su tiempo.