Powered by OrdaSoft!

Iglesia Bautista Reformada de Suba

Anunciando el Evangelio de Cristo

logo

 

REUNIONES

DOMINGOS

  • Instrucción Bíblica - 9:45 am.
  • Culto de Adoración - 11:00 am.
  • Culto Vespertino - 4:00 pm

JUEVES

  • Culto de Oración - 7:00 pm.

REFLEXIONES

BLOG

Blog

VIDEOS

Play

INICIO

SEÑALES QUE ANTECEDERÁN LA VENIDA DE CRISTO

Noviembre 5

‘Que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca’.
2 Tesalonicenses 2:2

Lejos de promover la especulación de los curiosos con respecto a los eventos previos a la segunda venida de Cristo, la Palabra de Dios provee la información necesaria, aquella que tiene que ver con el verdadero provecho del alma de los cristianos. Estas señales previas, son indicaciones misericordiosas de Dios que tienen como fin, el ánimo y la consolación de los creyentes y una manera de afirmarles que sus promesas son ciertísimas en Él. Sin embargo, no siempre es fácil discernir estos acontecimientos previos ya que no hay una lista organizada en la Biblia de ellos, sino textos que nos arrojan datos y la habilidad de la teología ha sido quizás, procurar ordenarlos de la manera más armónica según todas las Escrituras.

Textos como Mateo 24:3-28 y similares, tiene la particularidad de describir proféticamente dos sucesos casi que simultáneamente: la destrucción de Jerusalén y la segunda venida de Cristo. Así, hay asuntos propios de cada uno de estos dos eventos y hay datos que corresponden a lo uno (la destrucción de Jerusalén) como figura o maqueta de lo otro (la  segunda venida de Cristo). Pese a estas dificultades, de forma general, creemos poder señalar, con los teólogos antiguos, aquellas señales previas a la segunda venida, las cuales para una mayor comprensión, serán agrupadas así:

Señales que demuestran la gracia de Dios. La segunda venida de Cristo no vendrá hasta que se haya predicado el evangelio del gobierno de Dios en todas las naciones como testimonio (Mt.24:14). La gran dificultad de determinar esta señal es que solo Dios puede determinar cuándo se haya cumplido, ya que no necesariamente debemos interpretar que el evangelio debe ser predicado simultáneamente en todo el mundo sino que la profecía dice que va a ser predicado en todo el mundo.

Luego tenemos las señales que muestran oposición a Dios. El tiempo previo a la segunda venida de Cristo va a ser generalizado por esta oposición. Satanás será brevemente desatado (ya que ahora lo está para que no dañe finalmente a la iglesia y detenga el avance del evangelio), y se le dará el permiso de lanzar un engaño universal (Ap.20:7-10). También se manifestará la gran apostasía cuando miles de confesos cristianos se vuelvan atrás de su fe y la nieguen, probablemente no nominalmente, pero sí en principios y sustancia acomodándose al espíritu del mundo y la falsa doctrina (2 Tes.2:3). Allí vendrá la gran tribulación, donde la iglesia será perseguida y los principios de este mundo sean grandemente convulsionados (Mt.24:21, 29- 30). Finalmente, en ese contexto aparecerá el anticristo quién es la encarnación de los planes de Satanás para este mundo, llevando la batuta en la rebelión contra Dios y Cristo (2 Tes.2:3).

Finalmente reconocemos aquellas señales que indican el juicio divino como las guerras, terremotos y hambres (Mt.24:6-8). Sin duda que estas han existido desde que el pecado entró en el mundo, sin embargo la señal consiste en el aumento y la intensidad de ellas. Para nada nos queda difícil pensar en esto ya que de muchas maneras lo estamos viviendo. Le recuerdo que todo esto que hemos descrito, acontecerá antes de la segunda venida de Cristo y que no hay ninguna evidencia en la Biblia que la iglesia no vaya a estar para ese momento en la tierra. Pero la iglesia debe entender que estos datos no se le dieron para su alarma o temor, más bien para que al verlas y quizás experimentarlas, sepa que su redención está cada vez más cerca y se anime más.

Lectura Bíblica

 

Oseas 1, 2, 3
Salmo 120, 121